El futuro del diseño de oficinas

El futuro del diseño de oficinas

Vivimos en una época de cambios, algunos de los cuáles nunca nos imaginamos que tuviéramos que hacer. La situación de alarma debido al coronavirus atrae la atención del mundo, y muchas de las costumbres que hemos tenido, como la de trabajar en una oficina, es casi un lujo por tratar de mantener a los empleados libres de riesgos. Por ello, el futuro del diseño y las tendencias para el mobiliario de oficinas está cambiando a un ritmo asombroso. Hablemos un poco acerca de esto.

¿Adiós al concepto de oficina abierta?

En los últimos años, el diseño de espacios abiertos para oficinas ha sido una tendencia en alza. No obstante, ciertos estudios han determinado que el riesgo de contagios es mucho mayor. Si bien es cierto que a nadie le gusta la idea de trabajar encerrado, los virus y microbios se propagan con mayor facilidad en oficinas abiertas, aunque se haga una desinfección de los muebles de forma regular.

En estos momentos, se desconoce cuánto tiempo puede permanecer el COVID-19 en las superficies, ni tampoco si en el futuro tendremos que enfrentarnos a una situación parecida. Por ello, el futuro del diseño de oficinas tras la pandemia tendrá que adaptarse de tal manera que garantice la seguridad de quienes trabajen allí. Aunque esto signifique renunciar a las últimas tendencias en diseño.

Vuelta a los separadores

Cubículos, paneles y pantallas divisoras se están convirtiendo en tendencia a la hora de equipar una oficina. Es decir, que el futuro del diseño puede pasar por volver al pasado, creando espacios que garanticen el distanciamiento social. Sin que ello supongo sacrificar la funcionalidad y el trabajo.

Dependiendo del tipo de oficina, la separación se hará con paneles, mamparas o cubículos. Por ejemplo, en los mostradores de recepción es más que probable que se incorpore una pantalla de cristal o metacrilato, que proteja a todos de un posible contagio.

Mobiliario de fácil limpieza

El diseño de muebles de oficina post-COVID va más allá del tipo de modelo que se va a elegir. Se empieza a apostar por materiales que sean fáciles de limpiar en profundidad, El uso de productos desinfectantes, para acabar con bacterias, virus, hongos y otros microorganismos, puede hacer que determinadas superficies se deterioren.

Este tipo de muebles de oficina, de materiales porosos o telas fijas, que no se puedan desinfectar con facilidad, deberán sustituirse por otros más higiénicos. Además, los empleados deberán contar con productos de limpieza para mantener su puesto en perfecto estado y evitar la propagación de los gérmenes que puedan llevar consigo.

Muebles de oficina individuales y reuniones virtuales

Es probable que las salas de juntas de reconviertan en oficinas separadas por puestos. Cuando haga falta celebrar una reunión, una conexión por videoconferencia puede ser la mejor manera de hacerla, tanto en la propia oficina como si alguno de los puestos se cubre por teletrabajo, algo que también influirá en el futuro del diseño, creando oficinas domésticas desde las que desarrollar muchas de las tareas, sino todas ellas.

El futuro del diseño de oficinas

En resumen, el futuro del diseño deja de lado el concepto de oficina abierta, que ha marcado tendencia en los últimos años. La oficina Post-COVID volverá a los puestos separados y más privados, para generar un entorno de trabajo más seguro y saludable.

Otros contenidos de interés