mesas de reuniones consejos para elegir la mejor

Mesas de reuniones: consejos para elegir la ideal

Los espacios destinados a reuniones son fundamentales en muchas oficinas, y aunque las reuniones de trabajo han dejado de ser esos aburridos encuentros de hace años, es evidente que siguen siendo necesarias. Tanto como elegir las mesas de reuniones adecuadas para que la inspiración fluya.

En Mobiocación contamos con un amplio surtido de mesas para reuniones y conferencias, y queremos comentar en este post algunos consejos para escoger la que mejor se adapta a cada necesidad.

El estilo de las reuniones

Si lo que se busca es hacer que todo el mundo se exprese en igualdad de condiciones, la mejor opción puede ser una mesa de reuniones circular. Permiten un buen contacto visual entre todos, y resulta muy sencillo observar a quien está hablando.

Las mesas de reuniones redondas también son ideales para salas más pequeñas, en las que hace falta ahorrar un poco de espacio.

En reuniones en las que la jerarquía importa, o donde el número de asistentes es elevado, se pueden elegir mesas de reuniones alargadas, bien con forma rectangular u ovalada, en función de las preferencias decorativas que se tengan.

En cualquier caso, es importante apostar por la comodidad y hacer que la gente se sienta a gusto para concentrarse en la reunión.

Cuestión de espacios

En las oficinas modernas se apuesta por los espacios abiertos, por lo que en muchos sitios la sala de reuniones ha desaparecido. Sin embargo, no significa que no se puedan utilizar mesas de reuniones cuando se van a hacer presentaciones, muestras o charlas grupales. De hecho se puede poner una de estas mesas casi en cualquier lugar, y acercarse a ella cuando haga falta.

Por ejemplo, una gran mesa alargada en una oficina abierta se puede utilizar como punto de encuentro improvisado en cualquier momento, sin tener que convocar a todo el mundo a la sala.

Mesas de reuniones multiusos

Estas nuevas tendencias hacen que el uso de las mesas de reuniones vaya más allá de lo convencional. Lo cual no es malo, sino algo positivo porque pueden aprovecharse mucho mejor, dándoles varios usos y amortizando la inversión.

Además, no hace falta que haya solo una mesa. Se puede apostar por un estilo modular de varias mesas de reuniones, y crear composiciones más o menos amplias en función de la cantidad de personas que participen o del tipo de actividad a realizar.

Clásico no significa desfasado

A veces puede ser suficiente una mesa de reuniones clásica, que genere la sensación de que todo está bajo control.

Eso si, que una mesa sea clásica no quiere decir que tenga que ser incómoda. Lo ideal es combinarla con sillas ergonómicas que hagan juego con el estilo elegido. Cuanto mayor sea la comodidad, mejor concentración y rendimiento se consigue, por lo que es importante invertir tanto en mesas de reuniones como en sillas que se ajusten de forma adecuada. De nada servirá comprar muebles elegantes y duraderos si utilizarlos supone un sacrificio.

En resumen, para escoger mesas de reuniones ten en cuenta 4 puntos:

  • Cómo son vuestros encuentros laborales.
  • Cuál es el espacio disponible.
  • Qué otros usos se le piensa dar.
  • Que forme un conjunto cómodo.

Con estos conceptos claros, podrás escoger las meses de reuniones que mejor se adaptan a tu negocio.

Otros contenidos de interés